sábado, 15 de diciembre de 2018

EL GATILLO POEMA DESTACADO EN LA UHE




Un guante aprieta el gatillo
a la cabeza del alce que vuela
entre el metal y la esquirla,
el pastizal dejó huella,
con la boca abierta del saco
entran bacterias esterilizadas
junto a vidrios rotos de ventanas nocturnas
donde el forestal de frutos quedó vacuo.

El cobarde cañonazo en distancia
no es disparo de hambruna.
Grito de júbilo en la intemperie
proclaman las fauces egocéntricas,
ebúrneos dientes brillan en la espesura
del bosque que expulsa hedor
a moscas pútridas en su huida.

Pero el lobo de la bala
es buen anfitrión
de todo lo que cabe en su vitrina
de paredes condecoradas,
de cabezas bien conservadas
con ciencia taxidermista.
Luce medallones o hace negociones
después de huir con temor
fugitivo de árboles altos
amparado con la historia
que narrará sobre el cómodo asfalto,
en una cómoda sala de ilustres invitados
cuando taña el martillo de subasta

esos cuernos bien tasados.

POEMA DESTACADO POR SU CALIDAD LITERARIA EN UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES- SEDE TRUJILLO - PERÚ EL ABYECTO



                                                
Baja vesánico pues de tu altura despreciable,
allí te subió el hediondo escobillar del polvo
junto a la execrable basura de profundidades

No creas que tu ilusa torreón sea diamante,
solo donde anda el hambre trafaga
la ruda veracidad en los chaflanes.

Al mugriento alfeizar del estrato
todo lo que se barre es femera,
aunque trepe el ápice del firmamento
basura sigue siendo en el espacio.

Ergo desliga tus pringosos dedos de la cisterna
y mordaz sonríele a tu insulsa quimera, fantoche de utilería.
Empero será desdicha que honre tus títulos de alarde,
nadie hace escultura del polvo cuando la piedra
marmórea no resiste al cincel la precisión artística.

te obnubila maníaco el destello de la fruslería,
es solo tu abominable sesgo en mirada artera
que pinta los míseros colores de tu huerto.




 De "Fuera del tiempo"

Ed, PALIBROS Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

viernes, 14 de diciembre de 2018

EL HOMBRE SOLO




El hombre solitario
es figura diluida en su  sombra,
se envuelve con venas de gélido viento
y por dentro se desmiembra
cual ladrillo en polvo/
.
Se asila en capullos de atajo,
con telaraña cose la bolsa
aislándose del camino concurrido.
En un vago sueño de turgencia dormida,
enferma su espíritu de moho
con escombros de duro cemento/

Es un dantesco edificio
envejeciendo en la espera
del gesto del paredón.
Opaco camina la acera,
junta fragmentos de luces
que en su rutina de vidrio
son molienda de oscuridad/

Vive el luto su condena
en jaula enclaustrado y
solo el hongo justifica su presencia/
La humedad no tiene preguntas ni noción y
la respuesta del espejo ignora lo acontecido/
.
Lo alaban voces de compañía sin imagen/
Solo es un mote que no pronuncia
el apreciado nombre de una mujer
tan solo porque su lengua de ayer
le dejó en la boca sabor a angustia/

Fue breve el trance de la dicha
y optó esconder alientos
que aun respiran/
Tras su senda de apagado lucero
la sombra sigue rellenando sus agujeros/



Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

MI FRENTE A SUS PIES




Cóndores maléficos y caníbales orugas
otean y necrosan mis sesos de estanque,
garras bélicas de afilado metal en mi enjambre
arrecian inclementes mi mente con bravura

Sol petrificado con púas, mortal espina ardiente de estío.
Uñas airadas, plumaje homicida de las alas errantes
flagelan mi pensar crispado con voraz hambre
y con dolor cotidiano retornan en pos del desafío.

Caudales de heces, bacón de nido triste y herrumbre
me deja flagelo de humana anatomía.
Vegetales con dientes asoman con manía
El moho lacerante del planeta y su  invasiva incertidumbre.

Me secuestran iracundos los vientos inmortales
en la arena agresiva del resbaladizo pantano
de la sombra y hoz telúrica asoma su mano
boca de cumbre,  lengua de luna y humanidades.

De la higuera radiante baja “ella” en apogeo.
Con su voz de encanto reviven mis husos sus trigales
colmenas de miel, cesan los ardores indomables
cuando en su hombro reposa  mi cabeza de Morfeo.

De la sangre en caos volcánico y terremoto
Emerge una vena calma y apacible
Su corazón, fruto ruborizado en alambique
de raíz y ola baña mis pies en suave maremoto.

Dulce corazón de flor naranjo y granada
Licor agrupado del amor en tonel  febril
Me golpea alegre el corazón de pecho viril
Con su mirada esclavista de enamorada.

Manda sus ojos  de rayo a mí con un beso en esquela
hace de mi marchita hortaliza un florecido jardín
renuevo y cultivo, pan y paz agrupados deja mi vivir.
Mi frente a sus pies, mis besos clavados en su aldea



POEMA DESTACADO POR SU CALIDAD LITERARIA EN LA UNIÓN HISPANO MUNDIAL DE ESCRITORES- UHE UN RACIMO DE SOLES TRAE LA TARDE





Todo páramo tiene la óptica de ser plantío,
repudiar ser migaja y limosna del hambre,
ser pan, trigo de cosecha con sangre,
lluvia diáfana en la estancia de sus dominios.

Y más allá del yermo árido que progresa
ser sueño de lino, fuente de agua en cascadas.
Longa planicie color verde esperanza,
y en vasto afán ser fértil vástago de siembra.

Un racimo de soles trae la tarde primaveral,
despiertan iluminados tropeles en los ojos de la luna
y al cereal lo saludan flautines del mundo vegetal
que aquí en el valle de los cerros vienen a cantar.

Se preñan las acequias con gotas fecundas,
los retoños bostezan ante la luz crepuscular
y todo lo que fue paramo es cosecha festival
que la mano lóbrega recoge oro en la greda saturada
y después de la molienda harinera se hace pan.


Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry
Poemas de ricardo alvarez@blogspot.com
Poemas de ricardo alvarez-blogger


SIMBOLOS - Tu publicación “SÍMBOLOS” se destacó en UNIÓN HISPANOMUNDIAL DE ESCRITORES. UHE.‏ ´ SÍMBOLOS








                                                                                              A todas las atrocidades
                                                                                              sucedidas en Plaza de Mayo.
                                                                                        Buenos Aires. Argentina

No hay personajes
sin símbolos que representen
la dirección de la palabra
que fija imágenes sin movimiento.

Tragaluces de gusanos
entre rayas gestan
negros muertos.
Opacidad de brebaje,
la luna borracha cae
en medio del estanque/

Personajes sin manos,
algarabía del sonámbulo,
ríe el cruel manco
sobre pulpitos de maculas,
viejas vestales
son las diosas del verano.

Credos de un solo mástil
traen gritos sórdidos,
desbalance de básculas.
Dama ciega, inclinados brazos
sepulcro frágil,
bajo tísicas piedras.
Bruñen campanas graves
entre escépticos labios,
enferma palabra tosiendo
sobre bandera plegada
por granaderos.

Se fueron símbolos en Ene Ene.
Personas apabulladas de tormento.
Frente a la rosada Casa de Gobierno.
Plaza de mayo y Catedral,
retumban pasos del difunto ignorado
la voz del pueblo en ágil movimiento/




De LLUEVE EL VIENTO EN LOS TEJADOS- a publicarse julio 2019 - Ed. PALIBROS - N.YORK - EEUU
Hecho el Depósito según la ley 11-723- registro de autores.

Todos los derechos registrados en Safe Creative & Published Word Press Poetry

SENDA DE SOMBRAS






En la calle de árboles
jamás se oyó
un roce mínimo de alamedas.
Se pasea el asfalto sin cadena
sin ataduras
sobre la alfombra/
Pies esclavos,
Vía Apis, camino de moliendas.
Demolidos
pedestres pies
en La huella de la senda.
La senda
es sombra de gemidos
ahí camina la hacienda.
La oficina es la condena/
La luna como el círculo
proyecta canastos de mimbre
al cordón de la vereda.
La sangre explota sin estirpe
se apagan luces del vínculo
en avenidas desérticas/
Sólo cartones
en la alta iglesia del obispo
descienden a la
torre del ministro/
La tarde trae prédicas
de misa,
caótica locura
en el camino de la cornisa.
Antes que entre el cura
penetra negra brisa/
La noche empolva
sus mejillas.
se derrumban
al cemento de la broza
y ya no brilla
la calle,
No hay verso ni prosa
que la erija/
Se apagó el alma nocturna
en opacas cruces de estrellas,
pérfida melancolía
 encriptación taciturna.
amarrada de brazos, ilusa,
martilló el escombro

en atómicos pedazos.